Cómo elegir vibrador

Un elemento que toda chica debe tener en su mesita de noche, es un vibrador que intervenga, ya sea en momentos solitarios o en una sesión con la pareja. Como accesorio para las relaciones sexuales, los vibradores son las herramientas perfectas para estimular y aumentar el placer, a más de ser otra vía de comunicación que servirá para conocerse más “a fondo”.

Si nunca has tenido uno, en tu primera visita al Sex Shop seguramente te verás pasmada ante la variedad de juguetes. En este caso, te recomiendo que visites algún sitio online para que te familiarices con lo que ofrece el mercado en cuanto a dildos y vibradores se refiere. Para saber qué juguete te será más satisfactorio, reconocete: ¿Eres una mujer que prefiere recibir sexo oral o disfrutas mayormente de la embestida de la penetración? ¡O ambas!

Vibradores para las amantes del cunnilingus

Son estimuladores del clítoris que masajean y excitan el clítoris y los labios de la vagina. Son pequeños, lindos y la mayoría de las veces, te dejan las manos libres, sujetos por correas alrededor de las caderas y la cintura. También hay los que crean un vacío similar al que se siente cuando se recibe sexo oral:

Mi juguete favorito

Vibradores para las amantes de la penetración

Si prefieres la penetración, los dildos vienen en variedades de formas, ya sean lisos, simulando perfectamente un pene, incluso los hay de tamaños desproporcionados para quienes gustan emociones fuertes. En cuanto a textura, los mejores son los de suave silicón, que simula bastante la suavidad de un glande verdadero. Los dildos de cristal pueden enfriarse o calentarse (con solo sumergirlos en agua) para dar diferentes sensaciones. Y los dobles, que permiten simultaneamente estimular ambas entradas femeninas. No hay que confundirse con los dildos para dos: de uso lésbico, penetra a las dos damas a la vez. Ah, no olvidemos los que tienen arneses, para darle a ella el placer de penetrarla. (O penetrarlo, en cuestiones de pareja, todo es permitido).

  • También hay vibradores que tienen múltiples funciones: estimulan el clítoris mientras penetran la vagina.
  • Los de forma de bala que proporcionan poderosas vibraciones, enfocandose en un punto específico a la vez. Su diseño es simple sin embargo, sus usos solo se limitan a la imaginación.
  • Perlas de placer: son esferas a manera de collar -generalmente incrementan poco a poco su tamaño- que al irse abriendo paso en el esfinter anal proporcionan sensaciones deliciosas.
  • Vibradores camuflados, perfectos para viajar, se mimetizan en objetos tan disímiles como lápices de labios.
  • Sumergibles. Ten presente que no todos los vibradores son resistentes al agua, así que si no tienes uno que pueda servirte en la tina de baño, considera conseguirlo.
  • Esponjas vibradoras. Nunca las he probado, supongo deben ser bastante satisfactorias.
  • No olvides el complemento del vibrador. Los lubricantes, indispensables si elegiste un tamaño hiper-humano. Prefiere los lubricantes que son a base de agua.

Con amor es mejor

Una vez más, una de las ventajas de tener una pareja estable, es poder usar estos juguetes con tu marido, explorandose y conociendose mutuamente. No quiero imaginarme la cara de un desconocido si una mujer le presenta un gran dildo en su primera noche diciendole “ponme esto por detrás”.

Espero que esta pequeña guía te haya servido de utilidad, al menos para tener una idea de qué es lo te servirá mejor para darle a tu cuerpo placer. Y como no, ir incrementando tu colección de vibradores.

About the Author

Escribir es un placer casi sexual. En los blogs desde noviembre de 2006. Autora de Las técnicas de Pitonizza para hacer el Amor y Cuentos de Amor y Sexo. Pitonizza escribe también en Pitonizza punto com

Deja un comentario.

Comentarios irrespetuosos o fuera de lugar no verán la luz del sol

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

You can use these XHTML tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <blockquote cite=""> <code> <em> <strong>