-iniciándome-

Yo acababa de cumplir 16 años.
En esa época mis tetas aún estaban bien paradas y era una chiquita rica.

Tenía que ser en la Perla. Tenía que ser.

Una noche en una fiesta en un barrio aniñado me hicieron bailar con L. Él era un muchacho super tímido. Tenía el cabello castaño claro, los ojos cafés y la verdad sea dicha, no era nada del otro mundo tampoco. Era un muchacho normal.

Baile frente a sus ojos sin nisiquiera darme cuenta que él no bailaba y sólo me miraba.

Al día siguiente sería la kermesse de un colegio de chicos al que él asistía y donde todas las bandas de punk de mis amigos tocarían. Quien diría que a la final la tocada sería yo.

Ese día en el concierto nos escapamos al “oscurito” y empezamos a besarnos. Era la primera vez que besaba a un muchacho con frenos fijos… Muchas primeras veces tuve con él…
Pasamos un mes entero saliendo y besándonos apasionadamente porque sabíamos que cada día que pasaba era un día más cerca a mi vuelta a la montañosa ciudad.
Y llegó el día en el que nos despedimos… Y en el garaje de mi casa encima de las alfombras que acababan de ser removidas de los pisos de la casa experimenté la belleza de ser acariciada.

L tocaba mis senos con tanta pasión y la sensación maravillosa de sentir sus manos calientes por mi cuerpo… Mis senos… Mi ombligo… Mis piernas… Y yo tan enamorada que estaba de él…

Un año después volvimos a vernos. Todavía estabamos enamorados el uno del otro. Y una tarde vino a verme a mi casa. Teníamos que ir a la casa de C. que estaba a 8 cuadras de mi casa. La de L estaba en el mismo barrio a 3 cuadras y para llegar a la casa de C tendríamos que pasar por su casa.
En el momento en el que estabamos en la esquina de su casa él preguntó: “¿Quieres ir a mi casa a ver unos videos de skate?”…

Yo cual Cándida Eréndira asentí y fui a parar en su casa. Efectivamente los videos de skate estaban pasando por la televisión. Pero yo no vi ni un minuto de ellos.

L empezó a besarme y acariciarme como lo había hecho hace un año. Yo empezaba a sentir mi entrepierna muy mojada. De pronto el me sacó la blusa y miró mis tetas… Fue increible y hermoso ver el deseo en sus ojos de poder acercarse a besar mis tetas. Y las besaba intensamente…

Al penetrarme suavemente le dije a la oreja casi temblando “Es mi primera vez”… “Te amo” dijo él.

La verdad la penetración fue dolorosa, pero me sentía muy feliz.

Hoy L se ha convertido en un gran amigo. Nuestros caminos se separaron por los Andes y luego se separaron por fronteras Norteamericanas. Años después volvimos a encontrarnos en la Perla, él había cambiado mucho estaba en drogas -yo todavía no- y además estaba muy enamorado de otra chica.
Se me rompió el corazón…

Pero esta primera vez no fue la última. Años más tarde seguimos encontrándonos para seguir haciéndolo…

About the Author

LA Gaby nació en Quito aunque hubiese preferido nacer en cualquier otro lado. La historia cuenta que fue concebida en Ballenita, Guayas. Tal vez por eso su gran afición por hacer el amor en la playa. LA Gaby es una mujer libre y sin tapujos.

4 Responses to “ -iniciándome- ”

  1. Como regla general en mi vida, ya no tengo relaciones con vírgenes. El lazo que se forma es demasiado fuerte, casi… irrompible ¿o me equivoco?

    Por otro lado, que linda forma de empezar, hacer el amor con alguien a quien amas. Duradero o no… inolvidable.

    JP

  2. Es un lazo super duradero… A mi me duró… 6 años… Que bestia que bobota jajaja

  3. A modo de experiencia personal, les cuento que luego de haber terminado con la persona con quien inicié mi vida sexual, al AÑO de no haberla visto, me la topo en la calle… Solo con TOCARLA (con un beso en la mejilla nada más) para saludar, tuve una reacción “eléctrica”, como si mi cuerpo reconociera el de ella. Vaya que ese lazo es fuerte. Así que Gaby, no eres la única 😉

    Claro que ahora ya ha pasado mucho tiempo, pero que lindo que es conservar el recuerdo.

    JP

  4. que chévere es que aún te lleves con la persona que fue tu primera vez, aún como para conservarlo como amigo, yo no tuve esa suerte, pero fue una experiencia bastante importante en mi vida… y aunque no lo pueda considerar mi amigo, si existe un pequeño lazo que hace que sienta la “electricidad” que mencionó jptester. 😀

Deja un comentario.

Comentarios irrespetuosos o fuera de lugar no verán la luz del sol

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

You can use these XHTML tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <blockquote cite=""> <code> <em> <strong>