Navegando en ella

Mi hermosa mujer es frágil como una pluma, sus manos son alargadas y suaves, su piel, sedosa y acariciable, se eriza con tan solo respirar cerca de ella. Su mirada es profunda, hipnótica, sus labios, rojos como cerezas y dulces como miel, su vagina jugosa como un durazno, tan placentera, tan acogedora, donde refugiarse es un privilegio. Cuando le hago el amor, tiembla como una hoja, parece tan inexperta, sus ojos solo derraman ternura, hasta que sale la fiera que se aferra a mi espalda, me aruña, me abrasa como fuego, me convierte en acero, fundiéndome en su interior hasta que logra exprimir de mi el último centímetro cúbico de amor que fabrico solo para ella.

erotica

Después de estar con ella, no quiero estar con nadie más. No podría reemplazarse la calidez de su cuerpo, la increible textura de sus pequeños pezones sonrosados y siempre erectos, la llanura de su vientre plano, la delicia de su vulva enloquecedora. Me trastorna, me he vuelto adicto a su presencia. La amo.

About the Author

El afortunado hombre que dormirá con Pitonizza el resto de su vida.

One Response to “ Navegando en ella ”

  1. Y yo a ti. Te amo gordo pretencioso.
    Por cierto, lindo detalle de poner de avatar a Dave Mustaine, jojo!

Deja un comentario.

Comentarios irrespetuosos o fuera de lugar no verán la luz del sol

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

You can use these XHTML tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <blockquote cite=""> <code> <em> <strong>