¿Qué clase de puta soy?

Puta: dícese de la mujer que ofrece sexo a cambio de algo.

Hay putas tapiñadas. Las mojigatas que juran ser vírgenes y que en realidad son tremendas ninfómanas que han tirado hasta con parientes. Definitivamente a esa clase de puta no pertenezco, pues yo nunca he jurado ser vírgen. Y no me acuesto con tios, primos o sobrinos.

También hay la extendídisima clasificación de “puta legal”, la que se casa con un hombre por interés, aunque este sea tan feo como Vito Muñoz. Así, consiguen casa en vía a Samborondon, membresia de por vida al Gold´s Gym, un 4×4 con vidrios polarizados, gafas Channel, apestando a Gucci, con un chihuahua en la cartera. Obviamente que a este tipo de puta no me afilio, pues odiaría acostarme con un hombre a cambio de esas huevadas que no me impresionan. Prefiero un hombre que me guste, seguir viviendo en Chololandia, ir al gym “Los Fierros viejos”, subirme al vuelo en la buseta, usar gafas de 5 dolares y perfume de $40.

Las putas baratas. Las que trabajan en chongos, burdeles, cabarés, billas, la 18, el Imperio, etc. Ellas están depreciadas, dado su generalmente celulitoso trasero y lonjas por cuyos pliegues se pierde sus vagina peluda. No hay en mí ni un punto de comparación con esas putas. No calzo.

Scorts de alto nivel. Dice la leyenda que son las tipo Carolina Ramos, Ericka Velez, Katherine Escobar, supuestamente chicas de farándula. Cobran $100 el minuto, según dicen, no me consta, no me gusta difamar a nadie. Pitonizza no podría pertenecer a este clan. Nadie podría pagar los millones de dólares que vale penetrar mi trasero.

Ya en serio… Odio tachar a alguien de puta. A mí me gusta el sexo, a quien no. Pero de ahí, a ser tachada de puta es algo que me deprecia sobremanera. Más que una ofensa, es una afrenta. ¿Soy la Putanizza porque voy directo al grano? ¿Soy la Putanizza por haber caído alguna vez en alguna en esta falacia:

- Te amo Pitonizzza, me casaría contigo si no fuera porque mi mujer no quiere firmar el divorcio.

Lo que piensen sobre mí me resbala, no soy puta. Yo solía ser la puta romántica que ofrecía sexo a cambio de amor. Eso se acabó. Yo no soy puta de ninguna clase. Ofrezco sexo al hombre que me guste, a cambio de nada. Si no me gusta, ni por todo el oro del mundo.

Tomado y editado del Blog Secreto Confesiones de Esotéricca.

About the Author

Bloggear es un placer casi sexual. En los blogs desde noviembre de 2006. Pitonizza escribe también en Pitonizza punto com y New Life.

14 Responses to “ ¿Qué clase de puta soy? ”

  1. Hola pitonizza, cuanta razón tienes en todo lo que dices. Estoy harta de esos pensamientos machistas provenientes de hmbres y de mujeres tambien, en los que encuentran PUTA a una mujer que hace lo que le place al igual que un hombre. Porque en el siglo 21 todavía queda gente con ese pensamiento, en esta epoca en la que existen mujeres gerentes, jefas de hogar, mujeres independientes y hasta presidentas…pero en el sexo por que no podemos ser tan libres como los hombres, SIN QUE NOS TACHEN DE PUTAS o gato.
    ARRIBA LAS MUJERES!!

  2. La tachada de PUTA a las mujeres que disfrutan del sublime y sacrosanto acto sexual proviende del miserable, asqueroso y fermentado catolicismo misógino que temiendo el tremendo poder de la mujer sobre el hombre, se inventaron toda clase de ****s para poderla aplastar bajo su “sagrada virtud”. Y de este puerco estilo de pensar aún quedan remanentes, sobre todo en este paisito “temeroso de Taita Dius” encarnado en la “alta” sociedad por las llamadas Viejas Pedorras.
    Y la plena, hablar de las viejas pedorras sería un aporte interesante en tu blog mi dama Omega.
    Besotes.

  3. Como me encanta tu forma desinhibida para decir las cosas, al igual que tu espontaneidad para escribirlas.
    Saludos desde Loja. ;-)

  4. Tú expones tal cual lo que todo ecuatoriano quisiera restregarle en la cara a la ecuatoriana promedio, y no se atreve por temor a que lo tachen de homosexual.

    El Ecuador apesta.

  5. El Ecuador no apesta. El machismo imperante en hombres y mujeres sí.

  6. Como dice el maestro Sabina:

    La más puta de todas las señoras
    La más señora de todas las putas

  7. Pues falta la putica sufridora. La que pasa de relación en relación. La que se entrega hasta que empieza a enamorarse y huye por miedo,a la que alguna vez rompieron el corazón y que va buscando de rostro en rostro una respuesta a su soledad. Es la que necesita vivir con drama, para ser el capítulo de relleno de muchos hombres y la desgracia de uno solo.
    Y todos somos putos y putas en su momento, que se enteren o no es irrelevante. Unos y unas putas de cuerpo, otras de emociones, otras de conveniencias. No hay nada de malo en esa palabra. Es la forma particular en que se dice lo que le da su significado. Uno puede decir putita con cariño, con odio, con verguenza, con envidia, hasta con indiferencia. Putos y putas hay donde quiera!

  8. Luiz:
    Yo he sido la “putica sufridora”. Me has definido a la perfección.

  9. No se puede hablar de las putas sin ser puta (en el caso de las mujeres) ni sin haberse refugiado en una (en el caso de los hombres).
    Puta no es un insulto, ni existen diferentes clases de putas.
    Los prejuicios asociados a la palabra tienen origen femenino, no olvidarlo.
    A la Puta no se la define, es más allá de las calificaciones.
    Pobre de aquel que nunca tuvo la dicha de dejarse caer en los brazos de una Puta.
    Que vivan las Putas, simplemente, sin tanta soberbia filosófica.

  10. Esa es Luiz! que bacán como lo has puesto

  11. Definitivamente arrastramos el machismo desde lo mas profundo de nuestros genes, el machismo que nos inculcaron nuestras madres y abuelas para denigrar, humillar y someter a las mujeres que ocuparán su lugar en nuestras vidas…
    Pero, tambien hay PUTOS, aquellos que siguen los mismos pasos, y, que la sociedad permite al hacerse de la vista gorda…

  12. Que triste q las mujeres en la actualidad reclamen su “Derecho” a ser tan estupidos como los hombres y tirar con cuantos se les crucen en el camino, disfrazandolo de seudo feminismo… que mal q ya casi no quedan esas mujeres decentes y centradas y cada vez haya mas irrespento por nuestros cuerpos y ahora solo hayan mujeres tan estupidas como la mayoria de los hombres…. ojo que soy hombre y reconozco la realidad de nuestra forma de ser… solo espero que no les caiga nunca SIDA…. Saludos…

  13. Muy sabias palabras. No hay que disfrazar la “puteria” con el seudo feminismo. El respeto por el cuerpo es más importante que cualquier puritanismo. Y el SIDA acecha. Gracias por tu comentario.

  14. He debido cerrar los comentarios ante palabras ofensivas de quienes no se toman la molestia de leer bien el post. Es evidente que la gente llega de google directamente al formulario de comentarios a pretender juzgarme. ¡Lo peor es que quienes lo hagan firmen con nombre de hombre! O sea, un “hombre” viene, ¿me insulta en mi propio blog y yo debo aceptarlo? Lean con detenimiento.